La Página Web por Paula Huertas Herrera. 2º ESO IES Pablo de Olavide. La Luisiana-El Campillo. Sevilla.

La pagina web

Luisa caminaba pensativa hacia su casa. Había estado todo el día recorriendo la ciudad, sobre todo por la zona industrial, ya que quería repartir su currículo para ver si esta vez tenía suerte. Era licenciada en astronomía, también fue la primera de su promoción y por ello tenía un currículo espectacular. Era muy estudiosa y siempre se apuntaba a extraescolares para subir nota, siempre pensando en el gran futuro que le esperaba.

Mientras llegaba a su casa se estaba preguntando, ¿por qué no me habrán llamado de ninguna empresa aún?, ¿Qué he podido hacer mal? Para ella, lo de la lucha por la igualdad era algo bastante lejano ya que, desde su experiencia personal, en su familia nunca había visto alguna discriminación por el simple hecho de ser mujer. Siempre veía que había igualdad en casa y que nunca había ningún indicio de discriminación. Ella, aún, no se había dado cuenta de su situación hasta que se topó con la realidad.

Al llegar a casa, sus padres y hermanos le preguntaron que si había tenido suerte y ella negó con la cabeza. los demás se entristecieron un poco ya que Luisa llevaba semanas echando el currículo y aún no la habían llamado, pese a lo espléndido que este era.

Luisa, al llegar a su habitación, empezó a replantearse un montón de situaciones cotidianas, no solo dentro de su familia, sino también en su ambiente de amigos y académico. Una de las preguntas que más curiosidad le dio fue: ¿por qué el número de mujeres es tan escaso en carreras técnicas? Estuvo bastante tiempo pensando una respuesta, pero al final, cogió el ordenador y la busco en Internet. La respuesta hacia esta pregunta era porque solo una de cada cuatro personas matriculadas en carreras técnicas es mujer, muy pocas comparado con los hombres. Esta contestación la escribió en una libreta, ya que tenía una gran idea en mente.

Otra pregunta que se le vino a la cabeza fue:¿es verdad que existen profesiones que tradicionalmente la han desempeñado hombres y otras que solo las han desempeñado mujeres? Esta pregunta no le hizo falta buscarla en Internet ya que sabia la respuesta, por lo que solo cogió el librillo y escribió lo que pensaba; la respuesta era sí. Por ejemplo: cuando pensamos en los trabajos generados en el sector de la construcción, lo primero que se nos viene a la cabeza son los hombres. Nos cuesta imaginarnos a una mujer en estas ocupaciones tradicionalmente consideradas como «masculinas´´.

A pesar de que las mujeres entran cada vez con más fuerza al mercado laboral, esto continúa igual. Otro ejemplo es el trabajo del cuidado de los hogares, es decir, limpiar la casa, llevar los niños al colegio, hacer compras… Cuando pensamos en esto, se nos viene a la cabeza una mujer, ya que encima ver a un hombre limpiando es antimasculino y está mal visto, ya que no estamos acostumbrados a estas situaciones.

Después de un rato pensando más preguntas para su libreta, decidió ir a preguntarle a su abuela las limitaciones de las mujeres en el pasado y a lo largo de la historia ya que este tema le provocaba bastante curiosidad, y más aún tras haber estado navegando por internet un buen rato. Como era demasiado tarde, concluyó en ir al día siguiente a visitarla.

Al día siguiente, al llegar a casa de su abuela, y como todavía no la habían llamado de ninguna empresa, le contó su situación a la anciana y las dudas que tenía sobre las barreras que ella tuvo. Esta le sonrió y le prestó atención en cada una de las preguntas que su nieta le hacía.

 Al salir de casa de su abuela, estuvo recapacitando sobre lo que esta le había dicho. Pese a toda la información que su abuela le había proporcionado, ella decidió ir a la biblioteca para buscar más información y contrastarla. También se llevó su libreta para seguir coleccionando más información para la gran idea que tenía pensada y planteada.

Como Luisa pensaba, en el pasado las mujeres habían sido las grandes olvidadas; sin embargo, su papel en la historia de la humanidad ha sido fundamental. Muchas de ellas utilizaron su imaginación, voluntad y fuerzas para ayudar en la construcción de una sociedad más justa para mujeres y hombres. Demasiadas mujeres, sobre todo las que intentaron salirse de la norma, tuvieron que luchar contra la incomprensión de la sociedad de su tiempo, o contra la dictadura o contra el racismo, o simplemente contra una absurda discriminación basada en el sexo, la clase social o la identidad étnica. Algunas de ellas han pasado a la posterioridad, pero muchas han caído en el olvido.

En la prehistoria, según los numerosos libros que Luisa leyó en la biblioteca, las mujeres fueron las que recogían los productos vegetales, también fueron las que condujeron a la sociedad a la siguiente tapa, el Neolítico. Después, aprendieron a sanar y hornear cerámica, ayudando a la sociedad en todo momento. Por otro lado, en el antiguo Egipto las mujeres tuvieron gran libertad de movimientos. Podían ejercer una gran variedad de oficios, andar libremente por las calles, comprar y vender, recibir herencias y tener acceso a la educación, pese a que las campesinas desarrollaban un trabajo bastante duro física y psicológicamente. En esa época, las mujeres no estaban sometidas a los hombres, sino que gozaban de un cierto estatus de igualdad.

Después de pensar sobre la intensa charla que tuvo con su abuela y sobre su estancia en la biblioteca, Luisa empezó a tomar conciencia de las limitaciones y barreras que se encuentran en su camino, tanto personal como laboral, por el simple hecho de ser mujer.

Luisa estuvo dándole vueltas a la idea que tenía en mente y finalmente pensó que era una muy buena idea. Durante esos días no la habían llamado y también estuvo repartiendo el currículo por las afueras de la ciudad para probar suerte, pero nada. Así que no se lo pensó dos veces y se puso manos a la obra. Tenía pensado formarse y luchar contra todo tipo de estereotipos sobre la mujer. Y contra cualquier tipo de violencia y de desigualdad. También creo una página web en la que ella contaba su día a día, al igual que las desigualdades que ella notaba. En esta página web, otras personas del mundo podían contar su semana y/o también su historia; o bien sobre ellas o sobre sus antepasados. Cada semana, Luisa hacia una pregunta en la que todos los que estaban en la página web se replanteaban un montón de cuestiones sobre la desigualdad y sobre temas que abarcaban todas las limitaciones y barreras de la mujer. Uno de los primeros inconvenientes que encuentra esta asociación de mujeres en la sensibilización social con el tema de la igualdad de género, además de la escasa formación de la sociedad.

De esta manera, Luisa, comienza el camino por un mundo machista y donde domina una cultura desfasada: el hombre sigue siendo el centro de todo y la mujer, aun recién establecidas las leyes de igualdad, se ve abstraída en el total de los abandonos de muchos ámbitos de su vida.

La dificultad de Luisa no es más que la dificultad de todas y cada una de nosotras en nuestra lucha diaria. El feminismo es un movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres, es decir, el feminismo no hace más que luchar contra el orden establecido, contras las desigualdades que rodean a las mujeres por el simple hecho de ser mujer. Por lo tanto, para muchos la palabra «feminismo´´ es empleada como insulto para intentar herir a las mujeres, junto con otros muchos comentarios como: ve ya a lavar los platos. Por lo que para ellos el feminismo es un impertinente, puesto que, si el poder sigue estando en un gran porcentaje en manos de los hombres, según ellos, ¿para qué van a ceder parte de él?

Después de unos meses, en los cuales seguía formándose y publicando cosas en su red social, una empresa la llamó. No era una en la que ella le hubiese echado el currículo, pero era una que estaba constituida solo por mujeres, la cual le gustó mucho ya que compartían las mismas ideas que ella. Así que, después de una entrevista, la contrataron y se dedicó a viajar dando charlas por el mundo sobre la igualdad y sobre que las limitaciones y barreras que las mujeres deberían ser eliminadas de inmediato.

AUTORA: Paula Huertas Herrera. 2º ESO IES Pablo de Olavide. La Luisiana-El Campillo.

Relato ganador del premio del concurso «Yo cuento, tú cuentas, ella y él cuentan”. Mujeres del Guadalquivir.

La Nena y la abuela. La Nena y sus padres. La Nena se hace mayor. Por Juana Morales García

LA NENA y LA ABUELA

La nena es la nieta más pequeña de la familia. Una familia algo peculiar. De abuela católica y padres republicanos. Dos maneras de entender la vida en su crianza, como se podéis imaginar. De igual forma, como la abuela era católica, en casa cuando llegaba el invierno se celebraba la Navidad.

 La nena, una vez mayor, y faltando casi todos sus seres queridos recuerda esta celebración navideña con su abuela, el chacho, la chacha, el tío pepe, los primos y los padres. Cuando empieza a pensar en su pasado los recuerdos le vienen a la mente, haciendo un recorrido instantáneo por su vida, como siempre acompañaba a su abuela, detrás de ella en todo momento. En esta visión del pasado siempre la ve vestida de negro, con su delantal, un pañuelo en la cabeza y su faldón largo también negro. Una vestimenta típica de los años 50 con la que ataviaban las mujeres de edad. Y qué decir de los primos con los que discutía a todas horas por ser, la nena, la sombra de su abuela.

Y en estas fiestas de navidad era cuando la abuela hacia los roscos de anís y mataba los pollos que criaba para esa ocasión. Tampoco faltaba la botella de anís. A cada rato pregonaba a la nena: ¡Esto que no lo toque nadie, es para navidad!, ¡Además, después de la cena iremos a la misa del gallo!

La nena tiene más recuerdos de su familia, donde las ideas republicanas chocan con unas más tradicionales y religiosas. Le recuerda a su abuela que su padre igual no la dejaría ir a misa a escuchar al párroco, mientras la abuela le replicaba que de su padre se encargaba ella y que iría con sus primos. Por otra parte, la madre de la nena, siendo republicana, nunca le puso impedimento porque era la voluntad de la abuela.

LA NENA Y SUS PADRES

Al estallar la Guerra en 1936 el padre de la nena tuvo que marchar al exilio por lo que la voluntad y la opinión de la abuela pesaba mucho en la casa, en un país que se vio ocupado militarmente por el fascismo, en una guerra de muerte contra la izquierda. Diez años duró el exilio, diez años en los que la abuela se responsabilizó de la familia que su hijo había creado, una hija con tres meses y su mujer.

Pasada la Guerra el dictador, Francisco Franco, concedió la amnistía política cuyo requisito para volver a entrar a España desde el exilio era no haber cometido ningún delito de sangre. Pasado el tiempo el padre de la nena volvió a su tierra contra su voluntad porque su mujer no quería marchar al extranjero. Un año después de volver nació la nena en tiempo de postguerra. Su padre cuyo exilio pasó en Francia educó a la nena en la defensa de las libertades individuales y en los principios democráticos. Unos derechos poco entendibles para el régimen de la España del momento y transgresores para el régimen.

El padre de la nena era una persona muy tranquila, pero de carácter firme. Y su madre una mujer trabajadora con sentido del deber, y con una dignidad como persona que mantuvo hasta su muerte. Así que la nena y su hermana, mayor que ella once años, se criaron entre la abuela, católica apostólica y romana, y unos padres republicanos, aprendiendo a respetar todo lo que fuera distinto y todas las ideas políticas, pero sin dejarse influenciar por nadie y menos que nadie lastimara su integridad como ser humano.

La nena fue criada con mucho sentido de la responsabilidad y consecuente con sus actos.  Nunca la condicionó ante cualquier circunstancia el haber nacido mujer. Sus padres la enseñaron a ser una persona libre dentro del régimen de la Dictadura. Una persona libre e independiente que no se dejaba humillar por el hecho de ser mujer. Así enseñaron sus padres a todos sus hijos.

El padre de la Nena murió con sesenta y cinco años sin ver el cambio político por el que tanto luchó, aunque siempre dijo que no había cambo sin revolución. Motivo por el que estamos en una democracia hecha a capricho del capitalismo. La madre con ochenta y dos años sí que vivió el cambio a pesar de que el fascismo lo tenía todo bien atado para la transición.

 

LA NENA SE HACE MAYOR

Con 16 años la Nena se puso a trabajar e hizo nuevos amigos con los que enseguida entró en sintonía, como si se conocieran de toda la vida. De camino a su casa cuando regresaba del trabajo estaba la Escuela Industrial donde estudiaban los jóvenes de mejor posición social de la ciudad. Entre ellos había uno que destacaba por su altura y su aspecto físico. De pelo rizado, tez morena y de una estatura alta para la época. La Nena lo había visto en muchas ocasiones ya que a diario pasaba por la Escuela Industrial. Además, una de sus amigas y compañera de trabajo era prima de este chico tan guapo. La Nena no sabía que era su primo hasta que un día su compañera se saludó con él. Sin prestar mayor atención pasaron unos días y su amiga del trabajo le comentó que su primo vino a su casa, y que si no le importaba presentarle. La Nena en este momento se quedó parada, sobrecogida de la impresión. Le dijo que sí, que no le importaba conocerlo.

Sin esperarlo, al día siguiente, ese chico moreno en el que se había fiado la Nena estaba esperando en la puerta del taller donde trabajaba. Empezaron a andar y poco después del recorrido la compañera de la Nena le presentó a su primo, que a raíz de ese día la acompañó casi a diario a su casa después de salir del trabajo. A la Nena no le disgustaba este gesto, pero no se fiaba mucho de él ya que tenía muchas admiradoras. Pasaron así cinco meses hasta que un día le comentó que se tenía que ir al servicio militar, y que quería dejar formalizada una relación. Contestándole la Nena que de momento se escribirían y que cuando viniera ya hablarían.

Llegó el momento de irse a la mili, como se conocía el servicio militar, y le dijo a la Nena que cada día le escribiría una carta desde la Academia militar de Zaragoza, donde fue destinado haciendo trabajos de chofer del comandante. Como contrapartida la Nena siempre escribía poco, una carta por semana. Y a Juan, ese moreno de ojos negros le sabían a poco quejándose de ello. Pero venía a ver a la Nena con cada permiso, y a los 18 meses terminó el servicio militar y formalizaron la relación.

El padre del novio de la Nena era Policía Armada, así que se podía imaginar el contraste con el padre de la Nena. Un republicano de ideas democráticas con unas ideas más liberales y un consuegro más conservador y sometido a una estricta norma militar. En definitiva, uno de izquierdas y otro de derechas. En esta tesitura, y como era costumbre, los padres del novio pedían la mano de la novia. Las condiciones fueron que cuando visitaran su casa en ningún caso viniera vestido con uniforme de policía. Antonio, en todo momento, mantuvo su palabra y nunca los visitó con uniforme.

            A los tres años de noviazgo la Nena y Juan se casaron. Ese día la madre de la Nena, sin esperarlo, le dio todas las cartas que el novio le escribió durante los dieciocho meses. Cartas que la Nena dejaba por cualquier sitio en la casa después de leerlas. Pasado el tiempo tuvieron tres hijas y un matrimonio feliz, hasta que un día a Juan con la edad de cuarenta y siete años le dio un infarto. A partir de ese momento las cartas que guardó la Nena se las dio a sus hijos y cada año cuando es el aniversario encuadernan una de esas cartas y se la regalan a su madre, la Nena.

Ahora la Nena con 75 años, por ley natural, le faltan la abuela, los tíos, los padres y muchos seres queridos. Nuestro sino en la vida. Pero todos los años cuando se sienta en la mesa por Navidad reúne a toda la familia de antaño en sus recuerdos rellenando ese vacío. Su abuela, sus padres, sus tíos. Ella piensa que mientras estén en sus pensamientos están vivos y se siente acompañada. Además, ella está segura que su abuela, allí donde esté, los sigue juntando en Navidad.

Autora: Juana Morales García. La Luisiana. Sevilla.

Los pueblos por si pero no para sí, sino para la solidaridad. (Blas Infante. Dictadura pedagógica)

LOS PUEBLOS POR SI PERO NO PARA SI, SINO PARA LA SOLIDARIDAD.

Texto extraído por José Montaño.

  “El fin natural de la existencia de un pueblo, es como el de la existencia de un individuo, el de engrandecerse por sí, pero no para sí, sino para la SOLIDARIDAD entre los hombres, ES DECIR: PARA LOS DEMAS PUEBLOS DE LA TIERRA.

A este concepto último, están ordenadas las existencias de los individuos y las de los pueblos. Engrandecerse para otorgar o donar graciosamente, ( por el divino goce de dar) su grandeza espiritual o recursos materiales a los demás pueblos e individuos, a fin de engrandecerlos a todos para la obra común que precisa del concurso de todos, también; hasta de los inútiles, pobres de espíritu y degenerados; porque sin la existencia de éstos, no podrían los ricos de alma ejercitarse en una disciplina necesaria para el común perfeccionamiento: o sea para la realización de la divinidad en la humanidad; y, por tanto, para la efectividad del objetivo humano; Esta disciplina es la PIEDAD. Engrandecerse por sí, por el propio esfuerzo, y por el propio dolor, para dar la grandeza adquirida por sí, graciosamente a los demás movido por el amor a la humana creación.

 Este comunismo que falta por crear, de los individuos, es alma que se necesita también crear en la solidaridad de los pueblos que vendrán a formar la Sociedad comunista universal de lo Porvenir.

 La creación del alma comunista, sino viene a ser afirmada en las patrias, o personalidad común de los individuos que constituyen los pueblos, jamás podrá llegar a existir en los individuos, porque existirían siempre grupo humanos, y sin la creación en ellos de ese alma, jamás podrá entre ellos llegar a ser efectiva la Hermandad, absolutamente necesaria entre los pueblos, para que pueda darse entre los individuos que a esos pueblos viniesen a integrar.

Estas ideas no son nuevas. Conscientemente aplicadas fueron en Andalucía, hace unos ocho años, al constituirse la organización *nacionalista andaluza*: Los definidores del ideal de la existencia de este pueblo, lo encontraron así formulado en Naturaleza, y confirmado con ejemplos elocuentísimos de su interesante y desconocida historia

<<ANDALUCÍA POR SI; PERO NO PARA SI, SINO PARA LA HUMANIDAD>> (Texto extraído literalmente del Libro de D, Blas Infante la Dictadura Pedagógica en sus páginas 230 y 231, Editado en 1922- Edición Fundación Blas Infante 1989)

“Los Tiempos Nuevos, destruyeron las chozas sin edificar el palacio, y los hombres se encuentran a la intemperie” Blas Infante

¡ NO A LA GUERRA ¡

Pepe Montaño

¿Esperábamos que esta vez las cosas fueran a ser diferentes?

Autor: Juan Manuel Barrios

Al respecto de las medidas para afrontar la recuperación económica de la larga depresión de nuestras comunidades, intensificada por la pandemia del COVID y por las consecuencias de los efectos del cambio climático. Al respecto de la aplicación de los fondos movilizados por las administraciones públicas para ello, fundamentalmente los fondos europeos, es oportuno realizar -hoy, aquí y ahora- una reflexión colectiva que debiera generar un debate público. Cosa que no sucederá evidentemente, pero que al menos debiéramos intentar. O como mínimo, poner sobre la mesa.

Pero en verdad, ¿esperábamos que las cosas iban a ser diferentes esta vez?. ¿Es que seguimos siendo tan ilusos?. Los mismos poderes miserables de la codicia controlan estos fondos y la misma gobernanza canalla de siempre los distribuye bajo su supervisión y control. ¿Cómo van a ser las cosas diferentes?. ¡Todo será como siempre!. Posiblemente peor. Ya está diseñado, planificado y controlado para que así sea. Han tenido y tienen todo el tiempo, y todos los recursos, del mundo para ello. Mientras la ciudadanía a otras cosas. Confundida, distraída y sometida al ilusionismo de los sicarios mediáticos de esta gente.  Seguro que más sofisticado; pero todo igual bajo este cielo azul nuestro cada vez más contaminado y tormentoso.

Todo será igual que siempre; aunque más cafre, más bestia, con mayores saqueos y fraudes, con cantidades cada vez más astronómicas; con efectos cada vez más violentos. Y como siempre lo pagaremos, no entre todos y todas, sino exclusivamente los/las de siempre: sólo entre todos y todas los de siempre. Por aquello de la seguridad jurídica (todo atado y bien atado), las garantías de beneficio (negocio) y la volatilidad de inversiones (privadas pero con recursos públicos. Ese invento de la cooperación público-privada: públicos los recursos, socializadas las cargas, privatizadas las rentas y beneficios) de la gentuza miserable de siempre. Tienen ya tanto que no podrán disfrutarlos en su totalidad, jamás, ni ellos ni sus descendientes; pero su ilimitada codicia es la mayor de las pandemias que sufre nuestra humanidad y su impunidad criminal la peor de las canalladas.

Las desigualdades seguirán su brutal evolución; igual que los sufrimientos y los padecimientos de la ciudadanía. Así estaremos endeudados/as por lo menos diez o veinte generaciones. Endeudados, a la par que bastante más pobres. Fíjate en la estrategia: nos quitan ya no sólo las rentas del presente, sino que se están apropiando, por adelantado, de las rentas del futuro que pudiéramos generar y detentar. Aprendieron especulando en bolsa con las rentas de futuro (pura y salvaje especulación); ahora lo aplican al saqueo de las poblaciones. Se apropian hoy de la generación de riquezas que pudiéramos tener mañana: deuda pública (135% PIB hoy, la duplicaremos en breve).

Así que esto ya se lo han repartido los de siempre. Los culpables y responsables de todas las crisis y sufrimientos de la humanidad se lo seguirán llevando calentito. Más riquezas, más rentas, más patrimonios, más «negocio». Mientras los demás, la ciudadanía, bastante tienen con el miedo a la pandemia  y con el estrés habitual por resolver nuestras necesidades básicas, con el shock de la falta de perspectivas y futuro y con el fuerte deseo instalado en nuestra mente, como objetivo prioritario, de volver a la tertulia, al bar, al futbol, a las procesiones, a la fiesta, a abrazar y convivir con nuestra gente. También al precariado, la inseguridad, la incertidumbre, la inestabilidad, los padecimientos y los miedos.

Una estrategia que es la del pan y circo de siempre, pero adaptada a nuestros tiempos. Han superado con creces a Orwell y Kubrick.

Pero, ¿De verdad esperábamos otra cosa?.

Juan Manuel Barrios.

En Chiclana a 5 de Abril de 2021.

EnglishSpanish
A %d blogueros les gusta esto: