Mi Educación General Básica (EGB) en la escuela de La Luisiana. (Sevilla). Por Baltasar Isla

Antes, fui en verano, apenas unos días, a las clases de no sé quién, en casa de no sé cuantos.

Era como pre-escolar o infantil de ahora.

Me pasé todas las horas llorando…
y eso que la maestra era guapísima y muy agradable,
intentando consolarme, dándome cariño…
pero no me gustaba estar allí.
Los primeros cursos apenas si los recuerdo.
Recuerdo los cambios que se producían de uno a otro curso.

 

LAS ESCUELAS VIEJAS

4º y 5º Curso de EGB

En primero y segundo estuve con el mismo maestro en el colegio Antonio Machado, que en aquél entonces lo llamábamos «las escuelas nuevas».
Nos obligaban a tomar leche en polvo, y como no nos gustaba, mi madre nos ponía un poco de cola-cao en un papelito para que lo mezcláramos, pero ni aun así. Vomitaba a diario, o se la daba al de al lado…
Se pasaba mucha necesidad.
En segundo un par de veces fuimos repartidos a otras clases, por falta de maestros. A mi tocó con Doña Joaquina, que tenía fama porque te hacia poner las manos como los italianos cuando hablan, con los dedos unidos hacia arriba, y te daba con el borrador en la puntita de los dedos. Oggghhhh!!! que dolor!.
Doña Joaquina era la preferida de todas las madres, porque nos ponía tiesos como una vela. Una institución. Estuvo muchos años en el pueblo.
En aquellos tiempos era muy normal y estaba bien visto que te castigaran y usaran la fuerza.
-¡Por algo será!
-¡algo habrás hecho!
-!La letra con sangre entra¡
Y te daban capones, tirones de oreja y de patilla, reglazos, coscorrones…

En tercero estuve con D. Pedro, al lado del cuartel de la guardia civil, donde había dos clases, una arriba y otra abajo.
Me encantaba la de arriba, donde entraba el sol y había mucha luz y además estaban las niñas.
Me tocó en la de abajo… con los niños, claro.
Aún no había mixto. Apenas entraba luz, era lúgubre y fría.
Había pupitres con dos asientos plegables y en la mesa inclinada con huecos para los tinteros.
Don Pedro me dio una vez con la regla de madera en las manos, no sé bien porqué motivo (seguramente me lo merecería) y después tuvimos que escribir un dictado.
No había quien entendiera mi letra, era imposible escribir con los temblores y el dolor…, pero no se podía llorar, porque llorar era de cobardes y tenías que aguantar como un campeón los golpes.
Además habíamos desarrollado un sin fin de estrategias preparatorias para recibir los reglazos y si llorabas era que no funcionaba tu estrategia.
Untarte cebolla en la mano era la mas recurrida.
Decían que no dolía… pero dolía un montón.
De este curso me acuerdo bastante bien de muchas cosas, pero sobre todo recuerdo los recreos en el patio, recibiendo el sol, después de estar metidos en aquella clase… era como salir al patio de la cárcel y con el cuartel al lado, más aun.

En cuarto y quinto nos mandaron a las escuelas viejas. Dos módulos con dos aulas cada uno, separados. Los chicos en un módulo, las chicas en el otro.
Nos tocó con D. Antonio, un cordobés que nos enseño mucho y bien.
Al entrar en el módulo, lo precedía una especie de zaguán pequeñito, donde nos refugiábamos cuando llovía. Después un recibidor con tres posibilidades. A izq. y drcha. las clases y de frente los baños.
El recreo lo hacíamos en una explanada, que era donde en verano se ponía la feria del pueblo. Actualmente la plaza Félix Rodríguez de la Fuente. En la explanada había árboles, donde más de uno se partió algún diente jugando al fútbol y un hueco donde se hacía la fuente de la feria, que en invierno se llenaba de agua de la lluvia.
La fuente de la feria era mágica, ¡¡¡funcionaba o dejaba de hacerlo cuando le pasabas la mano por encima!!! No lo podíamos entender, era imposible, que unos chorritos de agua obedecieran la mano de un niño.
Pero ya hablaré de la feria.
Sin motivo aparente, los chicos y las chicas no nos mezclábamos ni en el recreo.
Lo teníamos bien aprendido.
No tenía amigas, las chicas no podían ser tus amigas. A lo mejor alguna hermana de algún amigo, pero o eran mayores o muy pequeñas.
Ya empezaban a gustarnos las chicas, pero siempre estaban tan lejos, que eran como inalcanzables.
Cuando estaba en 5º curso, se murió Franco.
A partir de ese momento la vida escolar comenzó a sufrir cambios, al igual que la vida en general, pero yo los viví en el seno escolar.

 

En 6º, 7º y 8º, volvimos a «las escuelas nuevas» qué, con el cambio que se estaba produciendo en España, pasaron a llamarse: Colegio Público Antonio Machado.
¡Ya éramos mixtos! Pero en ésta etapa me pienso detener un poco más.
Sólo voy a contar una anécdota.
Un verano unos tíos míos que vivían en Cataluña, nos trajeron como regalo, unas camisetas blancas con un dibujo de una mano haciendo la señal de la «V» donde se leía «Visca Catalunya».
Se me ocurrió ir a clase con ella puesta. Creo que fue en 7º curso.
Ningún niño me dijo nada, pero cuando entró el profesor y  vio mi camiseta, comentó que vivíamos en Andalucía, que si yo era catalán y me invitó a que fuera a casa a cambiármela. Además se comprometió a regalarme una, pero con la bandera andaluza. Nunca lo hizo… y yo no volví a ponerme la camiseta discordante.

Se estaban muchos produciendo cambios, que no entendíamos muy bien,
pero notábamos, en el ambiente, que algo pasaba.
La constitución estaba naciendo.

 

 Autor: Baltasar Isla.

 

 

Los pueblos por si pero no para sí, sino para la solidaridad. (Blas Infante. Dictadura pedagógica)

LOS PUEBLOS POR SI PERO NO PARA SI, SINO PARA LA SOLIDARIDAD.

Texto extraído por José Montaño.

  “El fin natural de la existencia de un pueblo, es como el de la existencia de un individuo, el de engrandecerse por sí, pero no para sí, sino para la SOLIDARIDAD entre los hombres, ES DECIR: PARA LOS DEMAS PUEBLOS DE LA TIERRA.

A este concepto último, están ordenadas las existencias de los individuos y las de los pueblos. Engrandecerse para otorgar o donar graciosamente, ( por el divino goce de dar) su grandeza espiritual o recursos materiales a los demás pueblos e individuos, a fin de engrandecerlos a todos para la obra común que precisa del concurso de todos, también; hasta de los inútiles, pobres de espíritu y degenerados; porque sin la existencia de éstos, no podrían los ricos de alma ejercitarse en una disciplina necesaria para el común perfeccionamiento: o sea para la realización de la divinidad en la humanidad; y, por tanto, para la efectividad del objetivo humano; Esta disciplina es la PIEDAD. Engrandecerse por sí, por el propio esfuerzo, y por el propio dolor, para dar la grandeza adquirida por sí, graciosamente a los demás movido por el amor a la humana creación.

 Este comunismo que falta por crear, de los individuos, es alma que se necesita también crear en la solidaridad de los pueblos que vendrán a formar la Sociedad comunista universal de lo Porvenir.

 La creación del alma comunista, sino viene a ser afirmada en las patrias, o personalidad común de los individuos que constituyen los pueblos, jamás podrá llegar a existir en los individuos, porque existirían siempre grupo humanos, y sin la creación en ellos de ese alma, jamás podrá entre ellos llegar a ser efectiva la Hermandad, absolutamente necesaria entre los pueblos, para que pueda darse entre los individuos que a esos pueblos viniesen a integrar.

Estas ideas no son nuevas. Conscientemente aplicadas fueron en Andalucía, hace unos ocho años, al constituirse la organización *nacionalista andaluza*: Los definidores del ideal de la existencia de este pueblo, lo encontraron así formulado en Naturaleza, y confirmado con ejemplos elocuentísimos de su interesante y desconocida historia

<<ANDALUCÍA POR SI; PERO NO PARA SI, SINO PARA LA HUMANIDAD>> (Texto extraído literalmente del Libro de D, Blas Infante la Dictadura Pedagógica en sus páginas 230 y 231, Editado en 1922- Edición Fundación Blas Infante 1989)

“Los Tiempos Nuevos, destruyeron las chozas sin edificar el palacio, y los hombres se encuentran a la intemperie” Blas Infante

¡ NO A LA GUERRA ¡

Pepe Montaño

Papá Noël no es símbolo de identidad andaluza, por Rafael Sanmartín, periodista y escritor.

Papá Noël no es símbolo de identidad andaluza

Rafael Sanmartín

          Leyenda por leyenda, la de Papá Noël no es modelo de los Reyes Magos. San Nicolás, posterior, pudiera haber existido, podría, aunque no el que en trineo, de forma atrevida, desafía la fuerza de la gravedad sin alas ni motor, mientras los magos, cuya única diferencia con el supuesto es que no eran reyes, ni magos, sino comerciantes turdetanos, por lo tanto andaluces, quienes mantenían la ancestral costumbre de viajar a Oriente Medio, entonces simplemente Siria, a llevar sus mercancías y traer de allí las que pudieran tener aquí clientela. Si Benedicto XVI no se ha equivocado, esa es otra muestra más de que los Magos de Oriente sí son parte del bagaje cultural andaluz. Aunque el gorro sea frigio, los pseudo simpáticos revolucionarios, que piden acuerdos entre partidos andalucistas después de haberse colocado al margen y creído por encima de los demás, han carecido de originalidad, oportunidad y respeto.

          Blas Infante es un símbolo de Andalucía, uno de los más recientes e importantes, por todo cuanto hizo a través de su prolífica vida política, cultural y literaria, truncada por quienes no respetan la vida ni la existencia de los demás, sobre todo si sus postulados éticos no coinciden con otros tan poco estéticos. Los símbolos son símbolos, más o menos aceptados, o con mayor o menor universalidad, según los casos y otros factores. Merecen respeto por eso y porque se hacen parte esencial del imaginario colectivo a quienes representan, como parte intrínseca de su propia identidad.

          Lo peor es el reconocimiento por la líder de haber faltado al respeto a la figura de quien no huyó cuando se vio frente a los fusiles. El gorro frigio, símbolo de la Revolución, en arrebato de mezquindad, edulcorado, rebajado a rosa, rosita, ha servido para intentar pescar en rio revuelto, para lo cual primero se ha revuelto el río, como también manifiesta la líder al alegrarse de que su photoshop haya creado polémica, porque ello les beneficia. Despreciable actitud pese a la leve disculpa posterior, limitada a recalcar un comprobado sentimiento de superioridad. El gorro frigio no ha comparado a Blas Infante con la revolución francesa, ni esa ha sido la intención, mucho más enrevesada y rebuscada, de emparentarlo con el gordo repartidor de juguetes en Navidad para adelantarse a los Reyes Magos como quienes han diseñado el absurdo han querido adelantarse a todos los andalucistas formando revuelo.

          Lo han obtenido. Han conseguido alcanzar la publicidad gratuita buscada. De lo que no se puede estar tan seguros es de la legitimidad, del buen gusto y de la honradez con la farsa y el choteo. Si se reconocen en la obra de Infante, como dicen en dudosa disculpa, la imagen no es desenfadada pero sí irrespetuosa. Sí es cierto que “un santo triste es un triste santo” pero a nadie, en ningún colectivo del mundo, se le ocurre dar una imagen tan “moelna” y “desenfadada” de ninguno de sus símbolos propios, que puedan servir para la tergiversación y el choteo. Después de todo, el sentido de la imagen ayuda muchísimo a comprender el “respeto” de la organización política a los símbolos andaluces y su intencionalidad ya añeja de superioridad y exclusivismo, como si acabaran de descubrir el andalucismo. Es posible que sí, que lo hayan descubierto ahora, tarde, por cierto. Eso es parte de su problema: han llegado tarde. Ellos lo han descubierto tarde; el andalucismo lleva seis mil años descubierto, si no más.

          Aceptable sería el ofrecimiento de acuerdos entre organizaciones andalucistas, si fuera sincero, algo pendiente de demostrarse, después de su comportamiento cuando se creyeron poseedores de varios sillones en el Parlamento andaluz, faltos de continuidad porque no habían querido ni sabido prever la necesidad de corroborarlo en Madrid, de dónde parten todos los caminos y todas las órdenes, para cerrar las salidas a Andalucía. Nos atenemos a hechos y de promesas huecas ya estamos cansados. Ojalá tuviéramos que rectificar en lo que a esto se refiere.

          Sería imposible consensuar acuerdos con quien todavía se cree la élite y todavía capaz de imponer condiciones. Porque no se trata de mirar e interpretar a Blas Infante “desde diferentes prismas”, sino de mirarlo como lo que es: alguien quien sin buscar protagonismos dedicó su vida a pelear por la recuperación y la redención de Andalucía. Su estética era la que era y, como la de cualquier persona, sólo admitiría caricatura si hubiera sido un personaje de la farándula o la política parlamentaria, que tanto tienen en común. Blas Infante era un hombre serio, lo que hizo y lo que nos puede sugerir, es serio. No triste (que también, por su final) pero serio. Muy serio. Muy poco serio es manipular a alguien porque lo ve “de una exclusiva forma determinada”, menos aún que la visión de esos “interpretadores”, represente una figura pública de forma caricaturizada. Será siempre una interpretación personal, ajena a la realidad y por lo tanto interesada, no admisible precisamente porque la figura, en este caso Blas Infante, nos pertenece a todos.

DIGNIDAD PARA BLAS INFANTE: Los símbolos de Andalucía deben ser respetados.

Desde estas líneas queremos denunciar la aparición en redes sociales de una “original” felicitación navideña usando para ello la figura de nuestro precursor don Blas Infante.

 Desconocemos si esta publicación es consecuencia de la ignorancia, la maldad o la más supina sandez. Aunque el resultado trasciende la anécdota convirtiéndose en una ofensa, llegándose a olvidar hasta el verde original del personaje navideño, abrazando el comercial rojo de la multinacional del refresco.

 ¿Alguien se imagina a un seudoprogresista de izquierda o a un conservador de derecha ridiculizando cualquiera de sus símbolos? ¿Qué desconocimiento, qué falta de identidad puede mover a una organización que se auto titula andalucista para humillar a la persona que luchó y murió por defender una Andalucía digna y dueña de su futuro? ¿Cómo se puede tener tamaña falta de respeto con quién ha posibilitado que Andalucía tenga sus propios órganos de gobierno de los que intenta formar parte este partido político? ¿Conocen el significado de la palabra soberanía? ¿No se dan cuenta de que están tirando piedras a su propio tejado?

 Si no nos respetamos a nosotros mismos. ¿Cómo vamos a exigir a los demás que nos respeten?

 Es una triste pena constatar que existiendo defensores de Andalucía no son necesarias organizaciones políticas que la ataquen.

 Evocando a nuestro honorable, noble e íntegro símbolo, se percibe más que nunca la necesidad de que “el pueblo andaluz conozca su verdadera historia y esencia”.

 

Firmado:

Centro Cultural Andaluz Andalucía Altiva. (Cecuan).

Instituto Almenara para el progreso y el desarrollo de Andalucía.

Instituto de Identidad Andaluza. (IdIA)

 

                                           

SOBRE LA CONCIENCIA. Paloma Cabadas “Programa de Evolución Consciente”

El programa de evolución consciente, se ha convertido en la actualidad en un método de trabajo personal…. en tiempos que son cruciales para el individuo que busca su transformación.  Estamos teniendo ocasión de poner a prueba quienes somos sin miedo, sin ira, y nunca la Humanidad ha contado con tantos medios para lograrlo ni con tanto apoyo para materializar su primer salto de conciencia.

 El sentido de la vida, transmite la fortaleza y  la confianza suficientes, para ir a la búsqueda de lo que nos hace feliz, amplificando la valoración de la vida. El sentido de la vida, se nutre y se afianza en el conocimiento de uno mismo y de la continuidad evolutiva.

 La evolución consciente acompaña a la conciencia en su andadura infinita, abriéndole nuevas posibilidades de autodescubrimiento. Avanzar en libertad es un privilegio de la conciencia lúcida, que explora su dimensión interna y su trayectoria multidimensional (biológica, emocional, mental y espiritual), sin parámetros de limitación, segura y sin miedo, triunfadora de su adversidad y agradecida de su paso por la vida.

 Quiero que veamos los niveles de trascendencia que tiene la evolución de la conciencia. Hay que verlo desde un panorama amplio, transcendental, porque es real que, cuando uno cambia, todo cambia. El Universo aplaude, cascadas de aplausos y alegrías se pueden sentir y escuchar cuando uno ha movido ficha.

 Cambiar significa hacer un movimiento en el ámbito de las ideas, de los pensamientos, de los parámetros, un cambio que, sostenido en el tiempo conlleva una transformación.

 Todo esto es un trabajo continuo, pero se va volviendo grato, y los miedos ya no emponzoñan la vida, ni dirigen las decisiones.

 Si no hay una exploración de la propia trascendencia, en libertad y sin manipulación, si la conciencia no recupera su procedencia multidimensional, no hay evolución posible, solo repetición.

Paloma Cabadas

Programa de Evolución Consciente

Editorial: Parámetro 100 SL

2016

 Conferencia de Paloma hace 10 años

«In memoriam». En memoria de todos los masones represaliados en Andalucía. Por Julio Jiménez Cordobés

En memoria de todos nuestros hermanos masones que dieron sus vidas luchando por las injusticias sociales, por la igualdad, la fraternidad, la libertad.  El estar ausente no anula el recuerdo, ni compra el olvido.

Los ciudadanos que ignoran su historia están condenados a repetirla. Para liquidar a los pueblos solo hay que privarles de la memoria destruyendo los libros, sus culturas, sus tradiciones.

 No sé dónde podéis estar, en una cuneta, una fosa o detrás de una lápida anónima donde han borrado todos los símbolos de pertenencia al “Arte real”. A pesar de nuestro olvido, a pesar de la amputación de nuestros recuerdos deseo hacer realidad el objetivo del grado 5, Maestro Perfecto: “El masón tiene el deber de tributar a sus hermanos el respeto que merece su memoria”.

 ¡La emoción me inunda el alma! La rabia y la tristeza se convierten en impulsos, fuerzas para seguir difundiendo el resplandor que emana de vuestras tumbas. Ya es hora de hacer visible vuestros pensamientos antes que sobreviva los de vuestros verdugos. Somos seres humanos, decidimos pelear por nuestros sueños, construimos ideas a partir de las emociones, de la cultura. ¿Por qué se puede llegar a odiar a las personas que son ríos de sabiduría que nacen en el reconocimiento de la ignorancia y sólo desean dar conocimientos al pueblo?

De nada nos vale defender la España del tópico si no defendemos la España de la justicia, de la integración, de las libertades, de la educación, de la vida, de la fraternidad frente al extremismo, del humanismo versus la ideología.

Ya lo dijo D. Miguel de Unamuno:

“Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha.

No puedo olvidar, necesito difundir el sufrimiento, la sinrazón, los abusos que se cometieron con nuestros hermanos masones en nombre de no sé qué España Grande y Libre.

Durante el desarrollo de la guerra “Incivil”, en Andalucía, en las ciudades que caían en manos de los sublevados se detenía a los masones, se les encarcelaban y pasaban por las armas, sin juicio, sin sentencia. Se ordena la disolución de las logias y obediencias. Se confiscan bienes y pertenencias. Se imponen multas millonarias. Inhabilitación profesional tanto en trabajos públicos como privados. Destierros. Penas de entre 20 y 30 años de reclusión mayor para los masones y entre 12 y 20 años para los cooperadores.

El número de masones fusilados conocido asciende a 298 personas identificadas. En Carmona se le aplicó el “Bando de Guerra” al menos a 7 ex-miembro del Triángulo “Vida Nueva”. En Alcalá de Guadaira a 12 integrantes de la logia “Filipinas”, 17  de la logia “hijos de la Viuda” en Ceuta, 24, del taller “Trafalgar de Algeciras”, en Écija, Utrera, Lora del Río, Posadas, Lucena, Palma del Río, Puerto Real, San Fernando,  La Línea, San Roque, etc… Es decir, Granada (25 fusilados), Cádiz (118) fusilados, Sevilla (66 fusilados), Huelva (29), Córdoba (27), Málaga (13), Almería (6), Jaén (5)…

Entre los hermanos pasados por las armas figuran: Horacio Hermoso y Fernández de la Bandera alcaldes de Sevilla, los diputados Manuel Barrios, Francisco Aguado, Adolfo Chacón, Pedro  de la Mata, Rafael Calbo, Pedro Molpeceres, Gabriel Gonzáles Taltabull, Fernández Jiménez, José Palanco, Juan Gutiérrez Prieto, Fermín de Zayas, Gran Maestre de la Regional durante la 2ª República etc..

En Córdoba, el 28 de julio mataron al ex diputado de las Cortes Constituyentes Joaquín García Hidalgo, miembro de la logia Turdetania. En agosto sufrieron el mismo trágico fin el eminente médico Manuel Ruiz Maya, de la misma logia, al igual que José Guerra Lozano, que había sido presidente de la Diputación. En septiembre fusilaron al destacado epidemiólogo doctor don Sadí de Buen Lozano, cuyo hermano Demófilo ostentaba cargos directivos en el Gran Oriente Español. Más tarde asesinaron a otro miembro de Turdetania, Pablo Troyano Moraga, también ex presidente de la Diputación.

Al terminar la guerra aparecen distintos organismos civiles y militares con el objetivo de aniquilar a un enemigo ya derrotado. Las leyes que más daño hizo a nuestros hermanos fueron:

“Ley de Responsabilidades Políticas”. (1939 – 1966) Brazo ejecutor: Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas. “Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo” (1949 – 1964). Brazo ejecutor: “Tribunal especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo”

Podrán fusilarnos, condenarnos con eternas penas de cárcel, despojarnos de nuestros bienes personales, quitarnos nuestros trabajos, condenar a nuestras familias al pago de multas millonarias, podrán cortar las flores del jardín de la masonería, pero siempre, ¡siempre, volverá una nueva primavera!

Uno de los símbolos del recuerdo es “La Acacia” su madera representa la pureza de los principios masónicos, el renacimiento del pensamiento, la muerte de la ignorancia para dar vida al discernimiento, la razón, al pensamiento crítico. Distintivo de la verdadera iniciación, de la resurrección para una vida futura. Su verdor perenne junto con la dureza incorruptible de su madera expresa la idea de la vida que permanentemente renace victoriosa de la muerte, sus hojas se levantan al alba para recibir la luz de la sabiduría, se inclinan al atardecer para protegerse de la oscuridad del pensamiento. ¡Seamos acacia para no olvidar a nuestros hermanos en el Oriente Eterno!

Nuestro taller se ha convertido en una gran fosa iluminada por la luz del conocimiento donde descansan todos nuestros hermanos, de sus entrañas surge un gran cordel, intento recogerlo, pero no tengo suficientes fuerzas, es la llave para esparcir por la humanidad la semilla, el faro que alumbra el camino hacia la verdad. ¡Hermanos! Necesito vuestra ayuda para recoger el cabo que nos llevará a restaurar la dignidad de nuestra orden, para no olvidar, para honrar ante la sociedad a todos los masones cruelmente perseguidos.

Autor: Julio Jiménez Cordobés.

Octubre 2021

Fuentes:

Bibliografía y documentación:  Los masones andaluces en la república, la guerra y el exilio. Autor. Leandro Fernández Rey y Fernando Martínez López. (Coordinadores). Universidad de Sevilla.

https://www2.uned.es/dptohdi/museovirtualhistoriamasoneria/5historia_masoneria_espana/M%20y%20franquismo.htm

«Los zapatos de Juan» por el escritor José Antonio Rivero. El Campillo. La Luisiana. Sevilla.

Autor: José Antonio Rivero. El Campillo. Sevilla. Basado en el testimonio que Dolores Hans Alcaide grabó en un vídeo para dar a conocer la historia de su abuelo, Juan José Hans.

Para pasar la página:  Poner el ratón en el pie de la página, se despliega un menú, hacer clik en la flecha de próxima página. Si lo deseas también puedes ampliar el tamaño de letra aumentando el zoom.

LOS-ZAPATOS-DE-JUAN-convertido-1
EnglishSpanish
A %d blogueros les gusta esto: