La Página Web por Paula Huertas Herrera. 2º ESO IES Pablo de Olavide. La Luisiana-El Campillo. Sevilla.

La pagina web

Luisa caminaba pensativa hacia su casa. Había estado todo el día recorriendo la ciudad, sobre todo por la zona industrial, ya que quería repartir su currículo para ver si esta vez tenía suerte. Era licenciada en astronomía, también fue la primera de su promoción y por ello tenía un currículo espectacular. Era muy estudiosa y siempre se apuntaba a extraescolares para subir nota, siempre pensando en el gran futuro que le esperaba.

Mientras llegaba a su casa se estaba preguntando, ¿por qué no me habrán llamado de ninguna empresa aún?, ¿Qué he podido hacer mal? Para ella, lo de la lucha por la igualdad era algo bastante lejano ya que, desde su experiencia personal, en su familia nunca había visto alguna discriminación por el simple hecho de ser mujer. Siempre veía que había igualdad en casa y que nunca había ningún indicio de discriminación. Ella, aún, no se había dado cuenta de su situación hasta que se topó con la realidad.

Al llegar a casa, sus padres y hermanos le preguntaron que si había tenido suerte y ella negó con la cabeza. los demás se entristecieron un poco ya que Luisa llevaba semanas echando el currículo y aún no la habían llamado, pese a lo espléndido que este era.

Luisa, al llegar a su habitación, empezó a replantearse un montón de situaciones cotidianas, no solo dentro de su familia, sino también en su ambiente de amigos y académico. Una de las preguntas que más curiosidad le dio fue: ¿por qué el número de mujeres es tan escaso en carreras técnicas? Estuvo bastante tiempo pensando una respuesta, pero al final, cogió el ordenador y la busco en Internet. La respuesta hacia esta pregunta era porque solo una de cada cuatro personas matriculadas en carreras técnicas es mujer, muy pocas comparado con los hombres. Esta contestación la escribió en una libreta, ya que tenía una gran idea en mente.

Otra pregunta que se le vino a la cabeza fue:¿es verdad que existen profesiones que tradicionalmente la han desempeñado hombres y otras que solo las han desempeñado mujeres? Esta pregunta no le hizo falta buscarla en Internet ya que sabia la respuesta, por lo que solo cogió el librillo y escribió lo que pensaba; la respuesta era sí. Por ejemplo: cuando pensamos en los trabajos generados en el sector de la construcción, lo primero que se nos viene a la cabeza son los hombres. Nos cuesta imaginarnos a una mujer en estas ocupaciones tradicionalmente consideradas como «masculinas´´.

A pesar de que las mujeres entran cada vez con más fuerza al mercado laboral, esto continúa igual. Otro ejemplo es el trabajo del cuidado de los hogares, es decir, limpiar la casa, llevar los niños al colegio, hacer compras… Cuando pensamos en esto, se nos viene a la cabeza una mujer, ya que encima ver a un hombre limpiando es antimasculino y está mal visto, ya que no estamos acostumbrados a estas situaciones.

Después de un rato pensando más preguntas para su libreta, decidió ir a preguntarle a su abuela las limitaciones de las mujeres en el pasado y a lo largo de la historia ya que este tema le provocaba bastante curiosidad, y más aún tras haber estado navegando por internet un buen rato. Como era demasiado tarde, concluyó en ir al día siguiente a visitarla.

Al día siguiente, al llegar a casa de su abuela, y como todavía no la habían llamado de ninguna empresa, le contó su situación a la anciana y las dudas que tenía sobre las barreras que ella tuvo. Esta le sonrió y le prestó atención en cada una de las preguntas que su nieta le hacía.

 Al salir de casa de su abuela, estuvo recapacitando sobre lo que esta le había dicho. Pese a toda la información que su abuela le había proporcionado, ella decidió ir a la biblioteca para buscar más información y contrastarla. También se llevó su libreta para seguir coleccionando más información para la gran idea que tenía pensada y planteada.

Como Luisa pensaba, en el pasado las mujeres habían sido las grandes olvidadas; sin embargo, su papel en la historia de la humanidad ha sido fundamental. Muchas de ellas utilizaron su imaginación, voluntad y fuerzas para ayudar en la construcción de una sociedad más justa para mujeres y hombres. Demasiadas mujeres, sobre todo las que intentaron salirse de la norma, tuvieron que luchar contra la incomprensión de la sociedad de su tiempo, o contra la dictadura o contra el racismo, o simplemente contra una absurda discriminación basada en el sexo, la clase social o la identidad étnica. Algunas de ellas han pasado a la posterioridad, pero muchas han caído en el olvido.

En la prehistoria, según los numerosos libros que Luisa leyó en la biblioteca, las mujeres fueron las que recogían los productos vegetales, también fueron las que condujeron a la sociedad a la siguiente tapa, el Neolítico. Después, aprendieron a sanar y hornear cerámica, ayudando a la sociedad en todo momento. Por otro lado, en el antiguo Egipto las mujeres tuvieron gran libertad de movimientos. Podían ejercer una gran variedad de oficios, andar libremente por las calles, comprar y vender, recibir herencias y tener acceso a la educación, pese a que las campesinas desarrollaban un trabajo bastante duro física y psicológicamente. En esa época, las mujeres no estaban sometidas a los hombres, sino que gozaban de un cierto estatus de igualdad.

Después de pensar sobre la intensa charla que tuvo con su abuela y sobre su estancia en la biblioteca, Luisa empezó a tomar conciencia de las limitaciones y barreras que se encuentran en su camino, tanto personal como laboral, por el simple hecho de ser mujer.

Luisa estuvo dándole vueltas a la idea que tenía en mente y finalmente pensó que era una muy buena idea. Durante esos días no la habían llamado y también estuvo repartiendo el currículo por las afueras de la ciudad para probar suerte, pero nada. Así que no se lo pensó dos veces y se puso manos a la obra. Tenía pensado formarse y luchar contra todo tipo de estereotipos sobre la mujer. Y contra cualquier tipo de violencia y de desigualdad. También creo una página web en la que ella contaba su día a día, al igual que las desigualdades que ella notaba. En esta página web, otras personas del mundo podían contar su semana y/o también su historia; o bien sobre ellas o sobre sus antepasados. Cada semana, Luisa hacia una pregunta en la que todos los que estaban en la página web se replanteaban un montón de cuestiones sobre la desigualdad y sobre temas que abarcaban todas las limitaciones y barreras de la mujer. Uno de los primeros inconvenientes que encuentra esta asociación de mujeres en la sensibilización social con el tema de la igualdad de género, además de la escasa formación de la sociedad.

De esta manera, Luisa, comienza el camino por un mundo machista y donde domina una cultura desfasada: el hombre sigue siendo el centro de todo y la mujer, aun recién establecidas las leyes de igualdad, se ve abstraída en el total de los abandonos de muchos ámbitos de su vida.

La dificultad de Luisa no es más que la dificultad de todas y cada una de nosotras en nuestra lucha diaria. El feminismo es un movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres, es decir, el feminismo no hace más que luchar contra el orden establecido, contras las desigualdades que rodean a las mujeres por el simple hecho de ser mujer. Por lo tanto, para muchos la palabra «feminismo´´ es empleada como insulto para intentar herir a las mujeres, junto con otros muchos comentarios como: ve ya a lavar los platos. Por lo que para ellos el feminismo es un impertinente, puesto que, si el poder sigue estando en un gran porcentaje en manos de los hombres, según ellos, ¿para qué van a ceder parte de él?

Después de unos meses, en los cuales seguía formándose y publicando cosas en su red social, una empresa la llamó. No era una en la que ella le hubiese echado el currículo, pero era una que estaba constituida solo por mujeres, la cual le gustó mucho ya que compartían las mismas ideas que ella. Así que, después de una entrevista, la contrataron y se dedicó a viajar dando charlas por el mundo sobre la igualdad y sobre que las limitaciones y barreras que las mujeres deberían ser eliminadas de inmediato.

AUTORA: Paula Huertas Herrera. 2º ESO IES Pablo de Olavide. La Luisiana-El Campillo.

Relato ganador del premio del concurso «Yo cuento, tú cuentas, ella y él cuentan”. Mujeres del Guadalquivir.

EnglishSpanish
A %d blogueros les gusta esto: