Blas Infante y la Masoneria. 4.- Influencias masonicas en los símbolos de Andalucía.

Los símbolos principales de Andalucía son la bandera, el escudo, el himno y el lema, que se encuentra en el propio escudo y en el himno. De estos cuatro símbolos, tres tienen influencia masónica en su confección, sobre todo el escudo y el lema.

Hemos de tener en cuenta que, salvo dentro de las logias y talleres masónicos, la simbología de esta hermandad nunca es explícita, sino que, con elementos más conocidos por todos se confeccionan los símbolos de manera que puedan significar una cosa para los profanos pero puedan ser reconocidos por los iniciados.

Así, a título de ejemplo, en la Iglesia de San Isidoro en Sevilla capital, al entrar por una puerta lateral (la normal de entrada), a la izquierda, se observa un cuadro de una virgen con niño sentada delante de una mesa con un mantel blanco y con una vela y una rosa sobre el mantel y un plato de comida.

Aparentemente representa a la Virgen María dando de comer al Niño Jesús, pero los oratorios masónicos o rosacruces tienen, para leer, una mesa frente a la cual se sienta el iniciado, que debe tener un mantel blanco, una vela y una rosa. Es decir, que la virgen y el niño están ante un oratorio masónico, no ante una mesa de cocina.

La bandera, obviamente, al ser tan antigua y de origen islámico, no tiene tal influencia.

El himno contiene una clara referencia masónica disimulada como anhelo cultural. “Los andaluces queremos volver a ser lo que fuimos, hombres de luz que a los hombres almas de hombres les dimos”

La interpretación más corriente de estos versos es una referencia al ambiente cultural bético y andalusí en los que la cultura procedente de Andalucía era un foco de luz en el mundo occidental y oriental. Sin embargo el término “hombre de luz”, el iluminado, es un término muy concreto en cualquier escuela esotérica y hace referencia a la persona muy avanzada en el camino de perfección (nunca se termina) y que ejerce de maestro (en el sentido de la palabra más grande, que no amplio) de los que caminan detrás.

Para expresar el deseo de volver a ser un faro de cultura y luz para la Humanidad, Blas Infante, en la letra, utiliza un término masónico.

El lema “Andalucía Por Sí, para España y la Humanidad”, tiene una triple estructura, incluyendo, en la última, el concepto de Humanidad, ajeno a cualquier nacionalismo excluyente decimonónico.

Es suficientemente explicativo el párrafo inédito que les he leído antes así como las referencias a los ideales externos de la masonería y su concepto de hermandad para comprender por qué consta el término “humanidad” en el lema de Andalucía.

A mayor abundamiento, simplemente dejemos hablar a Blas Infante:

“ Andalucía por sí, para España y la Humanidad. Nuestro regionalismo federalista, fraternal, verdaderamente humano, tipo de organización universal, social y política de todos los pueblos, al tener tan alta inspiración, había de ser formulado por este lema, el cual tanta fortuna hubo de hacer hasta aquí”[i]

 El escudo de Andalucía tiene gran enjundia simbólica.

Se debe hacer la advertencia que, al hablar del escudo, me referiré siempre al escudo que consta en la casa de Coria del Río, no al oficial de la Junta de Andalucía que ha supuesto una adulteración, también consciente, del mensaje masónico del escudo, al igual que han hecho con la casa. Y luego se quejan de Franco.

En concreto, el escudo oficial tiene dos elementos diferenciadores con el original. Uno es la utilización de basas en las columnas (en algunas versiones) y otras es coronar a Hércules con la piel del León de Nemea sustituyendo a la tiara del iniciado que porta el original.

Esta interpretación masónica es consciente en Blas Infante cuando propone el escudo de Andalucía a la Asamblea de Ronda de 1.918. Así, en la carta que remite a Pedro Demófilo Gañán, publicada en la Revista Andalucía nº 19 el 31 de Diciembre de 1.919[ii]

Dice en concreto el texto:

En cuanto al escudo, además de una significación histórica, tiene un alto valor metafísico, pasado y actual.

 Ancestrales de griegos y griegos, fueron nuestros ascendientes autóctonos y primitivos… (Puntos suspensivos) El Hércules andaluz es más antiguo que el divino héroe creador de la leyenda hesiódica…(Puntos suspensivos). En Andalucía, este Hércules fundador hubo de ser también dominador de la conciencia del mundo, al desarrollar las civilizaciones más creadoras de la Tierra. La civilización de Tartesia es muy anterior y del mismo nervio que la llamada civilización grecolatina, comunicada en sus comienzos, de Occidente al Oriente europeo, adonde llegó conducida por los pelasgos, después de haber caminado por el norte de África hasta Asia Menor.”

Permítanme detenerme. Este texto, publicado pero poco usado, al igual que los que seguiré citando, es, aparte de una de las mayores pruebas por las que un masón puede reconocer al autor del texto como tal, una de las declaraciones de filosofía de vida de mayor calado que el que les habla ha leído. Y ha leído mucho.

En el texto se nos habla, como he señalado anteriormente, de forma velada, sobre una serie de temas que, en su época y actualmente, siguen siendo polémicos. Muy polémicos.

A título de ejemplo, se afirma que la HISTORIA, con mayúsculas, surge de Occidente a Oriente, no como siempre nos la han contado. Nos habla de los pueblos del mar (pelasgos en griego), de los atlantes de Platón y de los dioses egipcios, que vinieron de Occidente; incluso de los Vedas indúes. Hay algunas pruebas de ello, pero excede del contenido de la conferencia. Si alguien saca el tema en el coloquio estaré muy encantado, pero muy encantado, de responder.

Seguimos con el texto:

“ Hércules es el símbolo divino del hombre consciente del Supremo Fin ( con mayúsculas en el original), que vive para crear la conciencia de la vida, la conciencia universal, sujetando a un yugo de consciente armonía las fuerzas indomadas del Universo (los leones del escudo). Hércules es el símbolo del hombre que en esa eternidad aspira a alcanzar su propia eternización; del hombre que no cree ni espera en otra Providencia, que en la Providencia de su propio esfuerzo. La nueva Era habrá de tener un Profundo sentido religioso, o no será otra cosa que la regresión a la barbarie. Y el dios de la Nueva Era (con mayúsculas en el original) habrá de ser este Hércules…

 Hércules necesita volver a dominar en el conciencia del Andaluz, para volver a fundar otra vez a Andalucía”  

Expliquemos a los profanos, que de eso trata la conferencia. Disculpen si en esta parte parezco un poco pesado, pero poner a Hércules en un escudo es una provocación, esotéricamente hablando, una gran declaración de intenciones y me gustaría, intentaré conseguirlo, que cuando Vds salgan de aquí se sientan tan orgullosos, como yo, de ser un heráclida (hijo de Hércules).

Según la mitología griega [iii]. Hércules, Heralces, Melkart era un semidios, hijo de Zeus (dios por redundancia) y de Alcmena (mortal, esposa del rey Anfitrión). Este semidios (hijo de un dios y una mortal, vayan poniendo al día en sus pensamientos la figura de Jesús de Nazaret, sí, de Jesús el carpintero de Galilea) tuvo una existencia muy agitada porque mientras era protegido por parte del Olimpo (Zeus y Atenea) era odiado por otra parte (Hera y Ares). La dualidad entre el cielo y el infierno se manifiesta también en Hércules.

Hércules tuvo que realizar grandes hazañas, y entre ellas dos que son fundamentales en la simbología, cuales fueron la liberación del titán Prometeo y el descenso a los infiernos y su vuelta.

Liberando a Prometeo[iv], libera al dios que liberó a los hombres, puesto que les dio el fuego y por consiguiente, la luz y les hizo perder el miedo a los dioses, haciéndolos dueños de su destino.

Descendiendo al Hades, Hércules convive con la muerte y saliendo del averno resucita como hombre nuevo. Por ello, en los himnos a Hércules se le denomina “Cristós”  o Salvador[v]. Al morir es deificado y elevado al Olimpo, a la derecha de Zeus.

Este mito del semidios ni siquiera era compartido por los antiguos educados en esa práctica religiosa[vi].

Pero esa significación de Salvador es la que inspira las palabras de Infante que les he leído anteriormente.

Por ese carácter divino es por lo que el Hércules del escudo de Infante lleva una diadema triple, tocado que sólo utiliza hoy día el Papa de Roma, la Tiara, como dominador del mundo de la materia, de la mente y del espíritu, como maestro iluminado ( No quiero decir que el Papa lo sea, pero Hércules sí).

Asimismo, el escudo está flanqueado por dos columnas, las famosas columnas de Hércules, pero detengámonos un poco en las mismas y observarán cosas nuevas:

x- Son Columnas Jónicas, evidentemente por las volutas del capitel. Pero el orden jónico clásico determina que las columnas de este tipo tienen basa, y las del escudo no las tiene.

x- Son columnas troncocónicas, más anchas en su base que en el capitel, cuando el orden jónico las hace cilíndricas.

x- El fuste de las columnas es liso, cuando el de las jónicas es acalanado, con 24 estrías.

El fuste de las columnas del escudo es toscano, no jónico. La carencia de basa es dórica, no jónica. El éntasis (más gruesas abajo que arriba) es corintio, no jónico. Sólo el capitel es jónico y hemos de recordar que las volutas jónicas forman parte del orden compuesto.

¿ Por qué unas columnas tan fuera de los órdenes de arquitectura clásica?

En una logia hay doce columnas de doce órdenes distintos, pero los tres primeros tipos de columnas forman una logia justa (dórico, jónico y corintio) y los cinco (sumando el toscano y el compuesto) forman una logia perfecta.[vii]

La columna jónica representa al maestro de la logia y simboliza la sabiduría (Fuerza-Dórica; Belleza-Corintia) y se sitúa en el Oriente de la logia, en el sitial del maestro. El maestro es Hércules, el dios de la nueva religión, como he leído más arriba.

La terminología masónica para la creación de una logia es “erigir columnas” y para cerrarlas es “abatir columnas”. El símbolo del que es expulsado de la logia es la “columna rota”

Todos estos significados se encuentran en estas columnas, síntesis de los cinco órdenes, que Infante sitúa en el escudo de Andalucía.

Blas Infante erige las columnas del nuevo templo, de la nueva Andalucía que imagina y desea. Además estas columnas no tienen el lema “Plus Ultra”, más allá.

Y no lo tienen porque no hay que ir más allá, sino quedarse aquí, a trabajar en el taller de la logia que se está construyendo, a construir la regeneración de Andalucía que es tan necesaria.

No quiero cansarles más. Termino con palabras de Blas Infante:

Para los andaluces y extranjeros, en este tránsito fatigoso, puente que diría Carlyle, entre la eternidad de un Pasado de sombras condenado a sucumbir y la eternidad de un Porvenir radioso que trabajosamente se alumbra, la voz de Andalucía servirá nuevamente en lo moral, en lo social y en lo político, de foco de inspiración entre las tinieblas desorientadora. Nuevamente Andalucía puede llegar a servir de faro de luz a la Humanidad, perdida entre las sombras de la barbarie”.[viii]

[i] Referencia tomada de RUIZ LAGOS, Manuel “Blas Infante. Antología de textos”. Fundación Blas Infante. Sevilla  1.983, pag 150

[ii] Referencia tomada de RUIZ LAGOS, Manuel “Blas Infante. Antología de textos”. Fundación Blas Infante. Sevilla  1.983, pag 149

[iii] HESIODO. “Teogonía”. Editorial Gredos S.A. Madrid 1.982, página 51

[iv] ibidem, página 34

[v] GRAVES Robert. “Los Mitos Griegos” 2 tomos. Alianza Editorial, Madrid 1.998, página 510 del segundo tomo, en el índice onomástico que da las referencias exactas en la obra de Hércules Salvador, tomadas de Apolodoro, Plutarco y otros.

[vi] DIONISIO de Halicarnaso. “Historia Antigua de Roma” Editorial Gredos S.A. Madrid 1.982, páginas 55 y siguientes, donde considera que Hércules debe ser un título militar de general de un ejército y que, por transmisión oral se ha convertido en una figura unipersonal, atribuyendo a dicha figura los hechos de armas de dicho ejército. Dionisio nació entre los años 60 y 55 a.c.

[vii]  ADOLFO TERRONES BENITEZ, Adolfo. Gdo. 32º y LEON GARCIA GONZALEZ, Alfonso Gdo 33 º “Material de instrucción del Grado de Aprendiz corresponde al Rito Escocés Antiguo y Aceptado (Editorial Herbasa ,Col. Asturias, C.P. 06850, México D.F.)

[viii] Referencia tomada de RUIZ LAGOS, Manuel “Blas Infante. Antología de textos”. Fundación Blas Infante. Sevilla  1.983, pag 151

Blas Infante y la Masonería. 3.- Influencia en su vida personal.

Hay muchos aspectos de la vida personal de Blas Infante que revelan su pertenencia a la masonería. Destacaremos su casa de Coria del Río, felizmente restaurada e infelizmente convertida en un mal museo.

La importancia de la casa se deriva de que su diseño es personal de Blas Infante, aunque auxiliado por los técnicos correspondientes. Diseño no sólo de la estructura sino también de los elementos decorativos.

Dentro de la casa hay un camino iniciático masónico, que muchos de vosotros habéis recorrido pero que pocos habéis visto.

En primer lugar, la estructura de la casa es bastante original y sorprendente. ¿ Por qué teniendo una finca de casi 10 ha y teniendo la casa una planta baja de 600 metros cuadrados habitables su estructura es básicamente un pasillo?

Un pasillo largo con habitaciones a los lados cuando se dispone de tanto espacio y fondos para construir cualquier cosa no deja de ser curioso, salvo que responda a un propósito determinado.

Y efectivamente, responde a un propósito de determinar un camino simbólico iniciático.

Nos centraremos en la segunda parte de la casa, la que imita un cortijo andaluz, ya que la simbología esotérica sufí de la primera parte es demasiado prolija de explicar en esta conferencia.

Si nos situamos en la cocina de la casa (lugar que representa a la materia, al animal humano puesto que es donde prepara la energía que sostiene el cuerpo), observaremos que de la misma se sale inclinado, la puerta es especialmente baja, la igual que la del cuarto de baño que está enfrente (también representando a la materia).

Siguiendo el pasillo entramos en el llamado Comedor de las Columnas, por la antedichas que decoran el mismo. En sus paredes encontramos cuatro cuadros en escayola representando las cuatro estaciones del año, símbolo del transcurso del tiempo y de los ciclos de la existencia del ser humano. Ciclos que influyen en la materia pero que se perciben por la mente.

Entre los cuatro cuadros hay una chimenea con una imagen de la Virgen de Guadalupe extremeña en el centro. Esta imagen tiene una gran carga simbólica.

En primer lugar es una virgen negra, una representación de la diosa madre Isis, con el sol (Horus-Jesús) en su mano izquierda. Ambas figuras, virgen y niño, son triangulares por la disposición de los ropajes. Triángulos equiláteros.

El triángulo tiene una gran significación en el mundo esotérico cuyo análisis excede el de la presente conferencia. Cuando se refieren a la madre y el hijo simbolizan, entre otras cosas, la creación, el universo y el equilibrio entre los opuestos, el sol (hijo) y la luna (madre), el cielo (hijo) y la tierra (madre).

Siguiendo el pasillo, nos encontramos con otras dos habitaciones enfrentadas, una dedicada a la mente y el conocimiento intelectual y otra dedicada al espíritu o conocimiento intuitivo y perceptivo. Son respectivamente la biblioteca y el oratorio.

La biblioteca, aparte de su propia significación como sala del conocimiento tiene todo un testero dedicado a un altar masónico, presidido por una pequeña imagen femenina (nuevamente la diosa madre) que se encuentra sobre un pedestal en forma de carnero (la era de Aries) dentro de una hornacina.

También tenía unos cuadros alrededor, específicamente colocados para transmitir un mensaje sobre el camino de perfección. Dicha disposición de los cuadros se ha modificado, conscientemente, en la actualidad y el mensaje se ha perdido.

El oratorio de la casa se ha denominado siempre la “sala de música” por tener una lira griega de cinco cuerdas en el dintel de entrada. También es un dintel bajo, lo que obliga a entrar inclinado y, como he resaltado antes, tiene una ventana única con dos columnas y un frontispicio triangular sobre las mismas.

Estanislao Naranjo Infante

Blas Infante y la Masoneria. 1. Pertenencia y Rito de Pertenencia.

 

 

Blas Infante tiene una educación católica, como corresponde a la época, acrecentada con su estancia durante el bachillerato  en el Colegio de los Escolapios de Archidona.

         Sin embargo se produce una transformación en él, abandonando la religión en la que se crió e ingresando en la masonería tempranamente. Cuando escribe “Ideal Andaluz” ya pertenecía a la masonería.[1]

Una evolución muy común entre los que, en palabras de Infante, hace una “reelección religiosa” se determina por la existencia de la duda sobre lo aprendido, la profundización posterior en la religión aprendida para satisfacer el vacío del espíritu y, de no encontrarse, se busca una alternativa, bien en una religión “oficial” (por llamarla de alguna manera) o en creencias alternativas dentro del esoterismo. Esta búsqueda de la espiritualidad quizás llevara a Blas Infante a la masonería e incrementara su gusto por lo esotérico.

         Sin embargo, a través de su biblioteca podemos observar las inquietudes de Infante por la búsqueda de la espiritualidad fuera de la religión católica heredada.

         Hay libros de otras religiones, que podemos denominar “oficiales”, como el Corán, el Asvesta, budismo o el libro del Tao,[2] y otros que podríamos denominar de una forma amplia y quizás poco rigurosa como esotéricos.[3]

         Cualquiera que fueran las causas y motivos para ello, sin hacer desprecio de la religión en la que se había criado (también hay numerosos libros religiosos católicos en la biblioteca), podemos constatar que Blas Infante era masón.

Como se ha establecido más arriba, es indudable la pertenencia de Blas Infante a la masonería desde, al menos, 1.914, ya que el comienzo de Ideal Andaluz tiene la estructura y la terminología de una “plancha” masónica.

Parafraseando al Evangelio, “el que tenga oídos para oír, que oiga”

         “Ideal de la Vida”

                    La Vida está latente para crear la Perfección Absoluta.

                   La Vida es lo Relativo caminado a lo Absoluto en el vehículo de la Forma.

                   Cuando obra perfección, adelanta en el camino que conduce al fin. En definitiva, sólo triunfan los perfectos; y todos los seres sienten su destino en el triunfo de su esencia. El Proceso Total se descubre y comprende al apreciar el desarrollo parcial de cualquiera de sus manifestaciones, regidas todas por la Ley que, en la variedad, mantiene del Universo la Soberana Armonía. Savia de perfección es la Lucha.

                    Como, las plantas luchan, aspirando a explayar en el triunfo de la flor el resumen de aromas y colores que adquieren, conquistando su esencia a las sonrisas de la Luz y al perfume de las auras, así la vida del Universo resume la lucha de todos los seres, aspirando a explayar sus conquistas en el triunfo majestuoso y definitivo de la Eternidad. Esto es, de la Perfección Absoluta.

                    La Vida, pues, tiene un ideal absoluto: La Eternidad; y un ideal próximo: la relativa perfección; y una base de inmediata defensa: la conservación de la perfección y la vida ganada. Al primero, responde el destino que sienten los seres; al segundo, y a la última, hasta que el ser llega a hombre, el instinto que a la lucha por el triunfo y por la vida los arrastra.[4]


Tenemos pocos datos de la pertenencia a la masonería de Blas Infante. No hay un expediente personal en el archivo de Salamanca. Tampoco podemos contar con sus papeles privados sobre este tema puesto que fueron cuidadosamente quemados por mi abuela Doña Angustias.

Las únicas referencias que he encontrado constan en el libro de Leandro Álvarez Rey sobre la masonería sevillana.[5]

En dicho libro se establece el desconocimiento de su nombre simbólico y el grado que alcanzó a pertenecer. Sí consta documentación de su asistencia e intervención a la erección de columnas de la Logia Redención nº 16 de Ayamote [vi], en la que pronunció un discurso el 9 de Agosto de 1.925.

También consta su pertenencia a la Logia Fe y Democracia nº 22, al menos desde 1.932. Otros miembros de dicha logia eran Don Pedro Vallina, Don Justo Feria y Don Carlos Cuerda, todos de tendencia izquierdista.

Existe otra noticia que dejo apuntada pero cuya veracidad no he podido comprobar. Así, en internet, un ciudadano que se identifica como Lázaro Jaén, y que a lo mejor está entre el público, en el blog de Don Antonio Hernández Espinar afirma que Blas Infante ingresó en la masonería en 1.923 en la Logia Isis y Osiris, de rito egipcio y luego perteneció a la logia Fe y Democracia. También se encuentra otro dato revelador como su trabajo como maestro de la Logia de Perfección Fermín Galán nº 6 de rito escocés antiguo y aceptado (grados 4-14). Incluso llega a determinar que alcanzó el grado 18 de Caballero Rosacruz (último de los grados capitulares).

Cómo he señalado anteriormente, no he podido comprobar la información, sin embargo, la fuente que me la remite, que es de toda mi confianza personal y científica, me ha hecho citarla en esta conferencia.

También la propia casa de Coria del Río contiene elementos claramente definibles como masónicos, destacando la llamada “sala de música”, enfrente de la biblioteca, cuyo dintel obliga a entrar inclinado sobre el que se encuentra una lira de 5 cuerdas órfica, con una sola ventana orientada al este enmarcada con dos columnas y un dintel triangular, única en la casa.

Los ritos de pertenencia (egipcio y escocés antiguo y aceptado) que señala la fuente anteriormente descrita, aunque desfavorable para el rito egipcio (señala que no le gustaba) son muy importantes a la hora de hablar de los símbolos de Andalucía.

                                                                                                                                      Estanislao Naranjo Infante.

Citas:

[1] Álvarez Rey, Leandro. “Aproximación a un mito: Masonería y Política en la Sevilla del Siglo XX”, Área de Cultura, Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Sevilla, Sevilla 1.996, pág 274.

[2] Cafús, Pablo “El Evangelio de Buda”,Pablo Cafús, sin lugar y fecha de edición.

Guirao , Pedro“Las Preguntas del Rey Milinda y otras narraciones budistas”, B. Bauzá, Barcelona, sin fecha de edición.

Pischel, Ricardo.Vida y Doctrina de Buda”. Revista de Occidente, Madrid, sin fecha de edición. Subrayado por Infante.

Zoroastro. “El Zend-Avesta”.B. Bauzá, Barcelona, sin fecha de edición.

Anónimo.“El Evangelio del Tao (Del Libro Sagrado Tao Té Ching)”, B.Bauzá, Barcelona, sin fecha de edición, en la tercera página hay líneas manuscritas de Blas Infante

Mahoma “El Korán”, Librería de la viuda de J.B. Veragua, Madrid, sin fecha de edición. Hay más ediciones, algunas de ellas en árabe.

[3]Guirao, Pedro.Narraciones del Talmud, el libro secreto de los judíos”, Biblioteca de Teosofía y Orientalismo, B. Bauzá, Barcelona, sin fecha de edición.

Ramacharaka Yogui.La Vida más allá de la Muerte (según las doctrinas orientales)”,  B. Bauzá, Barcelona, sin fecha de edición.

Dacier , A.“Pitágoras. Su Vida, sus Símbolos y los Versos Dorados con los comentarios de Hierocles”,  Casa Editorial Maucci. Barcelona, sin fecha de edición.

Pijoan , Rafael.“El siglo XX y el fin del mundo según la Profecía de San Malaquías”. Librería “La Hormiga de Oro”. Barcelona 1.920.

Heimsoeth , Heinz. “Los Seis Grandes Temas de la Metafísica Occidental”,  Revista de Occidente, Madrid, sin fecha de edición.

Manava-Dharma-Zastra “Libro de las Leyes de Manú”, Librería de los sucesores de Hernando. Madrid 1.912

Jacolliot , Luis.“La Biblia en la India. Vida de Iezeus Chistna” F. Granada y Cª  editores. Barcelona, sin fecha de edición. De este libro hay dos ejemplares, ambos subrayados y anotados por Blas Infante.

Jacolliot , Luis. “Las ciencias ocultas y los iniciados de la India”,  B. Bauzá, Barcelona, sin fecha de edición. Hay una factura de compra a nombre de Blas Infante con fecha 26 de Octubre de 1.926

Blavatsky , Helena P. “La Doctrina Secreta de los Símbolos” , B. Bauzá, Barcelona, sin fecha de edición, copyright 1.925

Blavatsky , Helena P. “La Doctrina Secreta del Hombre”, B. Bauzá, Barcelona, sin fecha de edición, copyright 1.926

Brioude y Pardo, Manuel de.  “Antroposofía”,  Biblioteca Zanoni, Sevilla 1.920-1.921

Verdaguer, Jacinto. La Atlántida”, Ibero-Americana, sin lugar ni fecha de edición.

[4]  Infante Pérez, Blas “Ideal Andaluz”,  Fundación Blas Infante y Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Sevilla 1.982. ,página 13

[5] ALVAREZ REY, Leandro. “Aproximación a un mito: Masonería y Política en la Sevilla del siglo XX”. Area de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Servicio de Publicaciones. Sevilla 1.996, pág 274

[vi] Ibidem pagina 334

A %d blogueros les gusta esto: