Blas Infante y la Masoneria. 2. La Masonería en la Obra de Blas Infante

No se conservan “planchas” (trabajos en la Logia) de Blas Infante, ni entre sus papeles personales ni en los archivos de las logias a las que perteneció.

Tampoco existe una obra específica sobre temas masónicos de Blas Infante que conozcamos, excepto un pequeño cuento, no publicado, hallado en Isla Cristina por el investigador Don Manuel Ruiz Romero, que hace referencia a un libro en preparación de Blas Infante, titulado Cigno, del que no tenemos más referencia.

Sin embargo, a lo largo de su obra publicada hay múltiples pasajes de inspiración masónica, muchos de los cuales se citaron aquí ayer y esta mañana, sobre todo en “Ideal Andaluz”, “Cuentos de Animales, “La Dictadura Pedagógica” y “Reelección”, así como en sus inéditos. Uno de los de mayor belleza es el siguiente:

Mi nacionalismo no consiente, al contrario, estima grotesca la alabanza de un pueblo a sí mismo, tanto como la propia alabanza individual. Mi patriotismo sigue otros derroteros; antes que andaluz, es humano. Creo que por el nacimiento, la Naturaleza no circunscribe un mundo para el nacido, sino que discierne a los soldados de la Vida el lugar donde han de luchar por ella. Yo quiero trabajar por la Causa del espíritu en Andalucía,  porque en ella vine a nacer. Si en otra parte me encontrare, me esforzaría por esta Causa con igual fuerza. Si combato contra los que enjuiciaron livianamente a este país (Andalucía), tengan presente que no lo hago por la Patria, sino por la Verdad” (Manuscrito AEE (1-2)[i]

Estanislao Naranjo Infante.

[i] Referencia tomada en “Blas Infante, Toda su Verdad”, Enrique Iniesta Collaut-Valera, Tomo I, Editorial Comares., Granada 2.000, pág 135 y 136.

1 Casares (1885)

 

Blas Infante Pérez de Vargas nace el 5 de julio de 1885. Sus padres, D. Luis Infante Andrade y Dª Ginesa Pérez de Vargas Ronio. Nace en el pueblo de Casares (Málaga) donde vive sus primeros años de niñez hasta los once años que ingresa interno en el Colegio de las Escuelas Pías de Jesús Nazareno en Archidona (Málaga).

En sus primeros  años de niñez en Casares, hace referencia a  los Gitanos, campesinos, jornaleros, sus travesuras de chiquillo, sus paseos por los huertos del pueblo, de su abuelo etc…

“… Sierra de Ronda. Mi pueblo está allí, en el extremo levante de una vertiente meridional, anidado como un aguilucho sobre lo alto de un avanzado peñón, mirando de frente eternamente los escarpes de África, sobre el estrecho, percibiendo en su costado el alentar del mar…..”  “….El paraje que lo circunda es un mundo de rocas partidas y de gargantas hondas, de aguas ariscas y grietas fértiles. Mi pueblo,  se asienta milenariamente sobre el nido atalaya de una alta peña de la Serranía … mirando de frente con ojos nostálgicos…. Al Estrecho de Tarifa…”

“… Yo soy del pueblo y, desde la primera infancia he tenido relación con los gitanos. Mis padres tenían un compadre gitano a quien decíamos el compá José, el tuerto. Y los hijos de éste, Frasco, Salao, Rosca y Titaera eran inseparables de mi hermano y míos durante toda nuestra niñez…”

“…Criado entre jornaleros, hijo de un pueblo jornalero, por excelencia morisco o andaluz, desde que nací había vivido y mamado en los pechos de mi pueblo, la espantosa tragedia de la Andalucía secularmente martirizada. Allá en mi Sierra de Casares, durante los crepúsculos inefables, contemplaba yo a los campesinos caminando a lo largo de sendas pedregosas, después del trabajo agobiante, de sol a sol, empapados por el sudor en el verano y por la lluvia en el invierno. Volvían macilentos, apagados, retorciendo en los labios el cante que no era más que la pronunciación dolorosa de una tortura en la propia entraña. Los cantaores de mi pueblo no cantan para agradarse a sí mismo sino para liberar su pena prisionera; no se escuchan a sí mismos sino a su pena, una pena muy honda y que surge con motivo de cualquier pena…”

“…Resulta imposible no añorar aquellas juergas en el interior de las tabernas y aquellos paseos por las huertas, sumergidos en el oro de los soles, de los que tan amicísimos eran nuestros padres. Pues, siempre la copla, la copla flamenca siempre, la esencia de la copla flamenca viniendo calladamente a la fluencia de nuestras almas de cristianos Nuevos, expresando o besando las intimidades de nuestra alma morisca. ¡ Energías acordes que vibraban en el temblor de las cuerdas que resonaban heridas por las uñas, heridas por la poderosa pulsación de aquel gran tocaó nuestro, el Cojo Cáhló…”

“…En la casa del abuelo Ignacio Pérez de Vargas Salas, después de las noches de estudio, iba yo a acomodarme sobre el pretil de la galería para recibir diariamente el amanecer. Y era yo en esos instantes un callado, intenso anhelo de ser. Amanecía sobre la cortadura profunda de la fresca albarrada, frente a aquel puerto de nuestra Sierra agreste….”….”

Enrique Iniesta –

Sentencia Blas Infante

Sentencia dictada en 1940 contra Blas Infante

 

En la ciudad de Sevilla a cuatro de mayo de mil novecientos cuarenta. Visto por el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas, el expediente número214 de su registro, contra DON BLAS INFANTE PÉREZ, hoy fallecido, que era de 51años, casado, Notario y vecino de Coria del Río.

RESULTANDO: Que DON BLAS INFANTE PÉREZ formó parte de una candidatura de tendencia revolucionaria en las elecciones de 1932; en los años sucesivos hasta1936 se significó como propagandista para la constitución de un partido andalucista o regionalista andaluz, y según la certificación del folio 46 falleció el 10 de agosto de1936 a consecuencia de la aplicación del Bando de Guerra. El Sr. Infante dejó cuatro hijos menores y una finca rústica con 138 pesetas de líquido imponible, donde existe una casa después con 30.000 pesetas de valor aproximado.

RESULTANDO: Que en la tramitación de este expediente se han observado las formalidades legales.

CONSIDERANDO: Que acreditando en las actuaciones la aplicación al inculpado DON BLAS INFANTE PÉREZ, del Bando de Guerra dictado por la Autoridad militar de la Región lo que supone en él una actitud de grave oposición y desobediencia al mando legítimo y de las disposiciones del mismo emanadas.

CONSIDERANDO; Que los hecho probados constituyen para Don Blas Infante Pérez, un caso de responsabilidad política de carácter grave previsto en el apartado L) del artº 4º de la Ley de 9 de febrero de 1939, que considera incursión en responsabilidad política y sujetos a la correspondiente sanción a los que se hubieran opuesto de manera activa al Movimiento Nacional.

CONSIDERANDO: Que no procede apreciar circunstancias modificativas de dicha responsabilidad. Vistos los artículos 8,10,12 y 13 con los demás de aplicación general.

FALLAMOS Que debemos condenar y condenamos a Don Blas Infante Pérez, como incurso en un caso de responsabilidad política de carácter grave a la sanción de 2.000 pesetas, librándose para notificar esta resolución a la Viuda del inculpado, por sí y en representación de sus hijos menores orden al Juez Instructor Provincial de Sevilla. Juzgándolo así por nuestra sentencia la pronunciamos, mandamos y firmamos, Rafael Alhiño.-Francisco Díaz Plás.-Francisco Summers.-rubricados.

¿ Es posible España sin Andalucía ?

Antonio Sánchez Morillo

Cada vez que dicen: patria,
pienso en el pueblo y me pongo a temblar
en las miserias que vienen

y en los fantasmas de la soledad.

Carlos Cano

 

¿ Puede existir España sin Andalucía?

En una Mesa redonda sobre Nacionalismos y Medios de Comunicación,  celebrada  en la Facultad de Ciencias de la Información  de la  Universitat Autónoma de Barcelona en vísperas de la Huelga general de 14D de 1988,   Paco Casero puso sobre la mesa una pregunta que finalmente centro el debate del acto,

Es posible España sin Andalucía ?

 La pregunta, lanzada por el activista andaluz, en pleno  debate- reflexión, en el que participaron reconocidos activistas y comunicólogos  del nacionalismo galego, vasco, catalán, sirvió para analizar el papel de nuestra tierra en la configuración de este proyecto histórico que culmina con la creación del  Estado  español,  de esta `plasmación  histórica a la que llamamos España.

Para  la mayor parte de los ponentes era  posible una España sin Galiza, sin Euzkadi; sin Catalunya.  Sin embargo, el debate rompía el consenso general cuando se planteaba la supervivencia del estado español con una hipotética  situación en la que Andalucía ejerciera su legítimo derecho a la soberanía como pueblo

La vampirización que España había ejercido y seguía ejerciendo  sobre Andalucía, la asunción como “española” de un remedo de identidad andaluza, la plasmación de una cultura de estado en una imagen prostituida de nuestra cultura, imposibilitaban la permanencia de una España sin Andalucía.

Read more¿ Es posible España sin Andalucía ?

A %d blogueros les gusta esto: