IdIA

4.- Granada: Una Leyenda. (1904 – 1906)

Publicado el

4.- Granada:  Una leyenda.  (1904 – 1906)

Viniendo de Málaga. Granada se ofrece en todo el lujo de su hermosura. En los primeros pasos del siglo, la Sierra como tapiz blanquiazul al foro, los 876 metros largos de la Alhambra lanzándose a la Vega en la quilla de su Alkazaba, la colina refulgente del Albaicín pinchado de cipreses, coronaban la ciudad con toda su monarquía. Granada se tendía al pie todavía discreta, sin estorbar las glorias del pasado.

Pero esta vez el viajero seguirá viajando. No deshará del todo su equipaje. Fue una pena: Blas no vivió en Granada. Fue alumno libre. Llegaba en junio para la convocatoria. Repetía en septiembre para otros exámenes. Así dos años para los cuatro cursos normales de la facultad de Derecho.

La crisis económica familiar le privó de la regularidad de las lecciones del claustro, el contacto con compañeros de toda Andalucía y mucha España y del ambiente, el arte, la luz, la historia de la Ciudad que pisaba con la obsesión de los exámenes.

Cursó una materia experimental: la dificultad de ser un estudiante catetillo desconocedor de los criterios y manías de sus examinadores, del desarrollo de los programas, sin biblioteca que consultar y desconocido para los profesores.

El 13 de mayo de 1905 se matriculó en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada, en el curso preparatorio para Derecho, que incluía tres asignaturas: Lengua y Literatura Españolas, Lógica fundamental e Historia de España. En las tres materias obtendrá la calificación de Notable en junio.

Los estudio de Derecho se distribuían en cinco grupos de asignaturas, no en cursos. En septiembre de 1905, obtuvo sobresaliente en Derecho Natural, aprobó Economía Política con el profesor Ramón Guixé Mexías, obtuvo otro sobresaliente con José María Segur Fernández en Derecho Romano y aprobó Derecho Penal en la cátedra de Francisco Leal Ibarra. En la misma convocatoria, notable en Historia del Derecho y en Derecho Político. En Junio de 1906, Guillermo García Valdecasas le honró con la matrícula de honor en Derecho Civil I. Aprobó Derecho Canónico y Administrativo y sobresaliente con Manuel Torres Campos en Derecho Internacional Público. También en junio, con Hidalgo Pérez, fue notable en Procedimientos Judiciales y consiguió otro notable en Internacional Privado y un aprobado con Guixé Mexías y Manuel de la Calle en Hacienda Pública. Por fin en septiembre logró notable en Civil II, aprobó con Hidalgo Práctica Forense y con Antonio Díaz Domínguez fue notable en Derecho Mercantil.

En octubre de 1906, un tribunal compuesto por el Vicerrector Vico y Bravo y los profesores Guixé y García Valdecasas calificaron aprobado sus dos primeros ejercicios de Licenciatura y con sobresaliente el último. Tenía 23 años.

Blas Infante Toda Su verdad. Volumen 1. Enrique Iniesta Coullaut-Valera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *