José Chamizo

Sentido Común :

Publicado el

Me consta que muchas personas a las que a veces llamamos Pueblo están deseando ver los resultados prácticos de una política en acción ejecutada por la novísima izquierda (entiéndase en sentido amplio). Les ilusiona porque creen que es posible gobernar de otra manera. Claro que cuando lo que les llega a esas personas son los aspectos, lo digo con respeto, más folclóricos de ese hacer política, el personal se queda perplejo y dice: ¿esto era? Siguen aún con ilusión, pero ¿Para qué negarlo?, ha crecido la desconfianza.

Los gestos son importantes y necesarios. Aunque creo que para que provoquen el efecto deseado deben ir precedidos de acciones concretas. Cuando se ha mostrado en qué consisten las diferencias desde el ejercicio del poder; cuando las referencias que se establecen desde la comparación pueden decir por sí mismas: Esto es lo que queremos, en esto creemos; ese es el momento. Cuando no se ha hecho nada consistente por falta de tiempo o por razones peores, es mejor guardar los cambios superficiales para más adelante.

Sin nada que ofrecer mas que palabras y palabras todo se convierte  en una quimera. Sé que hacer algo diferente en un campo tan viciado como en ese que pomposamente se llama Administración, es muy difícil. Las estructuras están preparadas para seguir haciendo casi lo mismo aunque travestidas con otro lenguaje. La izquierda naciente tiene una situación complicada, esa es la razón suprema por la que deben hacerse devotos del Sentido Común que es el elemento, digámoslo así, más inteligente para no defraudar a los votantes. Cuidado con los espejismos. La gente tiene menos capacidad para comprender y perdonar los errores de unos que de otros. Es absolutamente injusto, pero es la verdad.

Deseo, deseamos, que se hagan visibles las promesas de una sociedad más igualitaria, justa, solidaria, sensible con quienes más sufren; con unos líderes que sepan oír la voz de quienes tienen mucho que decir al margen de su condición social. Se trata, en definitiva, de convertir los dichos en hechos, los grandes ideales en el elemento común de la vida cotidiana.

D. Jose Chamizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *