José Chamizo

Toma de posesión.

   La vida, analizada en su conjunto, con mirada reflexiva, se sintetiza en unos cuantos momentos o instantes cargados de alegría y esperanza.  Esto que hoy vivimos con pasión, al cabo del tiempo es tan solo una historia máxima o mínima, depende, dentro de un tiempo que, mirado desde hoy, puede que transcurriera muy rápido o tal vez muy lento. Me explico.

   Hace unos años, creo que cuatro, asistí en la plaza de toros de Sevilla a un concierto. Cuando estábamos ya sentados apareció el recién elegido alcalde de Sevilla, y la “plaza entera” se puso de pie para aplaudirlo. Hoy casi nadie, salvo los más cercanos, lo aplauden. Algunos ya buscan como llegar a contactar con su sucesor.

   Estos días muchas personas de diferentes opciones políticas han tomado posesión de sus cargos de manera más o menos pacífica. Para unos será un acontecimiento inolvidable, lo recordarán siempre. Para otros será una carga asumida con elegancia.

   Sea de una manera o de otra, estaría bien para la salud mental personal y colectiva recordar: que se gobierna desde la humildad que implica escuchar a quien lo necesite; que todo es relativo menos el bien que se pueda hacer a la gente, al pueblo; que vendrán días muy duros en los que no tenemos por qué esconder nuestras preocupaciones; que no vale engañar bajo ningún concepto; que cualquier cargo público, yo creo que cualquier persona, se debe a su comunidad más cercana, sin olvidar que aspiramos a un mundo sin fronteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *