El dibujo del tiempo.

 

Tras una crisis personal, Lothar abandona un pasado cómodo en Alemania para empezar desde cero en una tierra desconocida: Tarifa. Allí se enamora y también allí encuentra la lucha que lo marca para siempre: la defensa de las pinturas rupestres de las más de 60 cuevas que él mismo descubrió en las provincias de Cádiz y Málaga.
La historia de LotharBergmann es el ejemplo de cómo la naturaleza puede transformar para siempre a una persona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: